DIA 21: PERMANECE EN LA PRESENCIA DE DIOS Y SU AMOR
DIA 20: LA FE NOS TRASLADA DE LO SOBRENATURAL A LO NATURAL, DE LO INVISIBLE A LO VISIBLE
DIA 19: LA VISION SE CUMPLE CUANDO PONEMOS A DIOS EN PRIMER LUGAR
DIA 18: LA TRANSICION NOS DESAFIA HACER CAMBIOS
DIA 17: LA VISION DE DIOS DEMANDA CAMBIOS QUE ATRAEN LA VICTORIA
DIA 16: LA PERSEVERANCIA ES LA CLAVE DEL ÉXITO
DIA 15: LA IMPORTANCIA DE DESCUBRIR LOS PLANES DE DIOS
DIA 14: LA PRESENCIA DE DIOS TE FORTALECE Y TE HACE UN GUERRERO
DIA 13. VENCIENDO TODO ATAQUE DEL ENEMIGO
DIA 12: LA MENTE Y EL CUERPO ES UN CAMPO DE BATALLA
DIA 11: EL CAMBIO VERDADERO COMIENZA EN TU MENTE Y CUERPO
DIA 10: QUEBRANTADO PARA SERVIR MEJOR
DIA 9: DOS SON MEJOR Y MAS FUERTE QUE UNO
DIA 8: GANE LA VICTORIA EN SU INTERIOR
DIA 7: LA SEGURIDAD SE ENCUENTRA EN DIOS Y NO EN LOS HOMBRES
DIA 6: DIOS ES EL CREADOR Y DUEÑO DE TODO
DIA 5: DIOS ES ESPIRITU Y ETERNO
 DIA 4: DIOS ES OMINISCIENTEO, OMNIPOTENTE Y OMNIPRESENTE
DIA 3: LA GLORIA DE DIOS
DIA 2: LA SANTIDAD DE DIOS
DIA 1: HUMILDAD
¿Estás Preparado?
10/18/2020

La victoria es tuya por el amor de Cristo por ti

Si has participado en alguna competencia deportiva, tal vez has experimentado obtener la victoria, después de algunas competencias. Ganar a otros competidores que se han preparado tan duro o más que tú, provoca una gran satisfacción. Levantar esa medalla o esa copa, es señal de victoria. Y cuando la levantas, sabes que valió la pena todo lo que hiciste para obtener ese premio. En ocasiones, es tal el esfuerzo realizado, que físicamente no puedes dar un paso más después de pasar la meta. Hemos visto atletas que se desmayan al cruzar la meta, porque dejaron todo en la pista. Su cuerpo llegó al máximo esfuerzo.

La victoria es tuya por el amor de Cristo por ti
10/13/2020

El amor del Señor te abrigará

Entrega todos tus temores a Dios, quien te rodeará con amor y estará a tu lado mientras tratas con el estrés que acompaña tu experiencia traumática. No importa qué situación puedas estar pasando, el amor de Dios es suficiente para rodearte y protegerte. No hay nada que salga de su cuidado y gobierno.

El amor del Señor te abrigará